Tratamiento para Anemia Falciforme en los adolescentes

 












Autora: Milena Fonseca Brenes


La anemia de células falciformes es una enfermedad hereditaria que dura toda la vida. Las personas que la sufren nacen con ella. Heredan dos copias del gen de esta enfermedad: una del padre y otra de la madre1.
Los adolescentes que poseen anemia de células falciformes deben confrontar su enfermedad y al mismo tiempo deben combatir frente a los estreses propios de la edad.
Estos adolescentes se contraponen además a prototipos de estrés determinados que tienen que ver con esta anemia, como:
  • Problemas de imagen corporal causados por madurez sexual retrasada
  • Tener que hacer frente al dolor y al miedo a volverse adictos a los analgésicos narcóticos (medicinas para el dolor que contienen narcóticos)
  • Vivir en la incertidumbre (la anemia de células falciformes es impredecible y puede causar dolor y lesiones en el cuerpo en cualquier momento4.

 Los adolescentes afectados son propensos a infecciones y úlceras en las piernas consecuencia del trastorno del flujo sanguíneo asociado a la enfermedad.
Los jóvenes que padecen esta enfermedad pueden requerir transfusiones de glóbulos rojos sanos para que el oxígeno pueda llegar más eficazmente a todos los tejidos corporales, y algunos de ellos necesitan someterse a transfusiones regularmente3.
Es probable que los adolescentes con anemia falciforme se consideren obligados a establecer ciertos límites en sus comportamientos, pero con  mediación de sus médicos, amigos y familiares, pueden controlar su enfermedad y llevar vidas plenas.

Bibliografía.

1.    Campbell, Neil A.: Conceptos y Relaciones. 3ra. Edición. Pearson Educación, 2001. P.171.
2.    Galdú Muñoz, Gabriel: Atención al Adolescente. Edit. Universidad de Cantanbria, 2008. P.526.
3.    Kronenberg, Henry M; Melmed, Shlomo; Polonsky, Kenneth S.: Tratado de Endocrinología. 11va. Edición. Elsevier España, 2009.
4.    Wiener, Jerry M.; Dulcan, Mina K.: Tratado de Psiquiatría de la Infancia y la Adolescencia. Elsevier España,2006. P. 1067.




2 comentarios: